cuidado de tus joyas

La joyería es delicada y generalmente tiende a cambiar sutilmente su tono original cuando se expone al aire, al agua, a los perfumes, al sudor, etc., es un proceso inevitable y natural, por eso te recomendamos:

 

 

  • Sepáralas unas de otras, si es posible, en saquitos de seda/tela o un buen joyero, para evitar que se rayen.

  • No mezcles la Plata con piezas de bisutería ya que el color de la joya puede verse alterada.

  • Evita el contacto con el agua ya que podrían oxidarse, y con productos químicos tales como perfumes, lacas y acetonas.

  • Colócatelas después de haberte maquillado y perfumado.

  • Límpialas periódicamente con un paño de microfibra (sin usar productos químicos) para que conserve su brillo y durabilidad.

 

Si sigues estos pequeños consejos, tus joyas lucirán un estado radiante por más tiempo.